El viejo cementerio o el cementerio del Cañuelo

El viejo cementerio o el cementerio del Cañuelo es un lugar de la memoria y para la memoria porque durante mucho tiempo, lo que paradójicamente hoy es un parque infantil donde juegan felizmente los niños y niñas del pueblo, acogió durante casi 50 años tristemente y abandonados en una fosa común a las víctimas de los Sucesos de Casas Viejas de 1933.

Será en 1978 cuando se abre el nuevo cementerio, antiguo proyecto de José Suarez,  concejal pedáneo de Casas Viejas que en 1936, antes del alzamiento militar y comienzo de la dictadura,  y debido a los inconvenientes que causaba un cementerio tan cerca del caserío, ya había conseguido iniciar las obras y contaba con sus muros levantados. 

En esa fecha se trasladan también los restos de las víctimas de los Sucesos al nuevo cementerio, a una fosa común

 

Las fotos antiguas son de Jerome R. Mintz y de Serrano (del Blog de Salustiano Gutiérrez Baena)